Hoy en día, la mayoría tenemos asumido que usar pieles de animales para vestirnos ni es necesario ni es ético. Las prendas que están elaboradas de pieles llevan la cuenta de muchas muertes innecesarias de animales.

¿Qué pasa con la lana? Muchos creemos que las ovejas no sufren porque pensamos que el esquilado es algo natural y necesario. El problema está en que aguantan desde la cría y que se seleccionan mediante un proceso de manipulación genética para que produzcan más lana de lo habitual. No sólo eso, sufren durante el esquilado, las inmovilizan, intentando conseguir la mayor lana posible de ellas. Estas industrias ignoran su dolor físico y las heridas que les causan.

Por eso, la oportunidad que nos da la industria del textil hoy día supone un gran avance. Tenemos la suerte de obtener prendas de calidad sin la necesidad de dañar a ningún animal. Nada que ver con las telas sintéticas de hace 10 años. Elegancia y calidad no son palabras que estén reñidas con el medio ambiente, ni tampoco que dependan de la vida de tantos animales.

En Pepaloves ninguno de nuestros productos son de procedencia animal. Por eso, utilizamos tejidos alternativos como el poliéster, el rayón, el spandex, el acrílico, el algodón y el poliuretano. Tejidos de buena calidad que respetan el medio ambiente y a los seres que viven en él.